el periodista del rotativo Viva Jerez, Carlos Alberto Cabrera, piublica hoy dia de Andalucia un extenso reportaje de como se vive las obras del tren por las tres barriadas afectadas. San Jose Obrero ,Palos Blancos-rotonda de Hipercor y Las Flores.

El Muro de Berlín cayó en Alemania, pero no terminó de caer en Jerez. Es cierto que hace años, con la elevación de la vía del tren en el tramo que va desde la zona de Sementales a la Estación parecía que se acababa con esa división en dos de la ciudad. Pero no fue así. Aún hoy el tren continúa imposibilitando un tránsito fluido en gran parte de la zona norte. Además, dicha particularidad en el trazado ferroviario es hasta arriesgada en algunos puntos, sino que le pregunten a los usuarios y conductores del puente de San José Obrero. Sin acceso peatonal, y con una calzada estrecha -cuando se encuentran dos camiones de frente tienen que apurar al máximo para no rozarse-, se dan las circunstancias para que sea considerado un punto negro. Afortunadamente, y pese al riesgo potencial, no ha habido que lamentar demasiados accidentes en los últimos tiempos.

La receta para superar esta barrera histórica ya se dio en su día. El Ministerio de Fomento lidera desde hace años una actuación en la trama ferroviaria que dejará de dividir la zona norte en dos. Cinco viaductos y un paso inferior de gran gálibo sortearán el subtramo de la nueva línea de Alta Velocidad Sevilla-Cádiz a su paso por Jerez, que se elevará a lo largo de los 6,8 kilómetros que discurren desde la Ciudad del Transporte hasta el viejo y peligroso puente de San José Obrero. Ésta pasarela será historia. De momento, la que ya lo es el antiguo puente de Guadalcacín, a la altura de la antigua azucarera, que ya luce con su nueva imagen desde hace algunas semanas. Aunque aún le faltan los últimos retoques para facilitar el paso de los viandantes, los vehículos ya circulan por la nueva estructura.

Cuando se adjudicó la obra, allá por el año 2009, se adelantó que los trabajos para culminar la integración del ferrocarril en la ciudad estarán finalizados en un plazo máximo de dos años y medio. Es decir, en el segundo semestre de 2011, algo que confirma la diputada socialista, Mamen Sánchez. No obstante, también se planteó en un momento determinado el primer trimestre, algo imposible según el ritmo y el estado actual de los trabajos. La inversión ronda los 36,7 millones de euros, y estaba cofinanciada con los fondos Feder de la Unión Europea.

El puente de San José Obrero es prácticamente el último paso, ya que no podrá ser derribado hasta la conclusión de los trabajos. De esta manera, los vecinos tendrán que esperar para ver satisfecha una demanda histórica. Un vecino de la barriada, Francisco Mora, ha denunciado a este medio que llevan “años sufriendo por el deterioro del puente, y el Ayuntamiento sólo remienda el asfalto con parches, por lo que hay multitud de agujeros que a los dos días están otra vez, con el peligro que tiene para la circulación”. Y es que, este jerezano advierte de que “los conductores intentan esquivarlos” y se encuentran con situaciones incómodas. De hecho, hace unos días “un camión, al intentar esquivar los agujeros, casi choca conmigo”.

Este vecino también critica el “peligroso” tránsito de peatones, “ya que las barandas están podridas y hay zonas en las que faltan”.

Tan deteriorado está que el presidente de la AVV Palos Blancos, Jesús Palomo, recuerda que “en época de lluvias se ha tenido que cortar por el mal estado que presenta”.

compromiso de zapatero
El proyecto de la elevación del trazado ferroviario, que incluye la duplicación de la vía con electrificación y señalización nueva, fue uno de los compromisos que adquirió el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, durante la primera visita institucional que rindió al Ayuntamiento de Jerez en agosto de 2007. Entonces, corroboró su apoyo a la tan añorada elevación del tren, además de a la nueva comisaría de Policía y a la Ciudad del Flamenco. De momento, ninguno de los proyectos se ha convertido en una realidad.

El plan de actuación para la integración del ferrocarril contempla cinco viaductos, cuatro de ellos en el tramo que discurre por la barriada Las Flores-San Jerónimo.

En concreto, un primer viaducto está enclavado al pie de la antigua azucarera de Guadalcacín, justo en una de las entradas de la Ciudad del Transporte. Tendrá una longitud de cien metros de ancho. A continuación, se ha proyectado un segundo viaducto algo más adelante de la azucarera con un ancho de 72 metros, mientras que a la altura de la calle de Palomo, en Las Flores, habrá un tercer puente con una anchura de 95 metros. Por último, al sur de la barriada habrá un cuarto viaducto con un total de 78 metros de anchura.

El quinto viaducto es el que se empleará para eliminar el puente de San José Obrero. Éste contará con 60 metros de ancho y estará situado a la altura del colegio San José Obrero, justo donde concluye la actual pasarela. Hasta entonces, la conexión con la zona de Palos Blancos-Hipercor no será totalmente segura.

La última infraestructura a tener en cuenta en el proyecto de elevación e integración del ferrocarril en la zona norte es el paso inferior de gran gálibo que unirá la avenida Caballero Bonald con la avenida Voltaire, situada en la rotonda de Hipercor. Este paso soterrado, de 34 metros de ancho, contará con un gran acerado y amplio espacio para carril-bici, según lo previsto en una actuación cuyas obras -que en alguna época se han llevado a cabo incluso en turnos de noche- no dejaban dormir a los vecinos de Palos Blancos el pasado verano.

“Esperamos que tiren el puente tercermundista de San José Obrero este verano”
La AVV de Palos Blancos, al igual que la de San José Obrero, lleva años pidiendo una solucióna al deteriorado puente que conecta estas dos zonas de la ciudad. “El empeoramiento del estado del puente en época de lluvias ha llevado a cortar el paso, cuando éste es el único enlace de las dos barriadas”, afirma el presidente delcolectivo vecinal, Jesús Palomo.

Palomo recuerda que “llevamos reivindicado casi ocho años”, un tiempo de espera que se hace eterno. “Vemos que el paso inferior va a un ritmo lento, y más lenta la elevacion del tren por Las Flores”.

Según comentan los operarios a los vecinos, “las cuadrillas están en el apeadero de La Parra y en el puente nuevo de Guadalcacín, pero en Palos Blancos seguimos esperando a que avancen las obras para que este verano tiren el puente tercermundista y podamos hermanarnos con San José Obrero sin peligro. Unos seis meses según el calendario de Adif”, asegura.